M’agrada

 

 

 

M’agrada passejar-te, lliure, com ho fa l’aire. Sense cap tanca que limiti la meva força. Fonedís entre els daltabaixos de les corbes, agosarat, vibrant, entregat a la improvisació constant. Destapant a batzegades, curiós, tafaner, l’elixir de sensacions extremades, la vibració de les passions desfermades.

M’agrada poder endevinar cada bocí sota una peça de tela blanca, amb gust de seda, amb tacte de polsim daurat. Com les papallones. Batent les ales per sobre d’un rubor dissimulat per les ombres d’uns cortinatges clars, taloners de finestres obertes a l’infinit.

M’agrada sentir, per donar-te sentit. M’agrada acaronar, per tremolar de frisança.

Mirada amb els ulls tancats al sentit més punyent d’un cor encès. Oïda tensa oberta a les bafarades d’aire calent i suau. Tacte seguit, constant, llaminer, del gust d’un paladar exquisit, que només pren la fruita quan vol tocar el cel a cada besada.

Cobert amb la disfressa d’una roba escadussera, el teu cos se m’amaga insinuant, delitós del constant descobriment de pampallugues en plena foscor. M’agrada saber que hi és, sense observar-lo, per endevinar-ne tots els racons mentre espera, seductor, la humitat d’uns llavis delicats.

M’agrada. L’imagino i encara m’agrada més.

 

 

 

Me gusta pasearte, libre, como lo hace el aire. Sin ninguna valla que limite mi fuerza. Escurridizo entre los descalabros de las curvas, atrevido, vibrante, entregado a la improvisación constante. Destapando a trompicones, curioso,  el elixir de sensaciones extremas, la vibración de las pasiones desatadas. Me gusta poder adivinar cada rincón bajo una pieza de tela blanca, con sabor a seda, con tacto de polvillo dorado. Como las mariposas. Batiendo las alas por encima de un rubor disimulado por las sombras de unos cortinajes claros, teloneros de ventanas abiertas al infinito. Me gusta sentir, para darte sentido. Me gusta acariciar, para temblar de impaciencia. Mirada con los ojos cerrados al sentido más punzante de un corazón encendido. Oído tenso abierto a los bocados de aire caliente y suave. Tacto seguido, constante, goloso, del gusto de un paladar exquisito, que sólo toma la fruta cuando quiere tocar el cielo en cada beso. Cubierto con el disfraz de una ropa escasa, tu cuerpo se me esconde insinuante, delicioso del constante descubrimiento de destellos en plena oscuridad. Me gusta saber que está ahí, sin observarlo, para adivinar todos los rincones mientras espera, seductor, la humedad de unos labios delicados. Me gusta. Lo imagino y aún me gusta más.


Deja un comentario