Despertar

Despertar es como tomar conciencia de nuestra existencia. Cerramos los ojos, dormimos, soñamos, y de repente, cuando nuestro cuerpo ha dejado de lado todas las cargas innecesarias, abrimos de nuevo los ojos y volvemos a ser nosotros mismos.

Quizás no es exactamente así. Incluso me llego a plantear si no es precisamente a la inversa que vivimos. Quién sabe si los sueños son nuestra realidad más humana, y la razón nos engaña haciéndonos creer lo que no es. En todo caso, y para no perder ningún instante, vivamos la vida con la mejor intensidad posible.

Somos como el puente, suspendido en el aire, que entra y sale de las nieblas. No deja nunca de ser una estructura real, pero a veces la vemos, a veces dejar de ser visible. Como nuestra vida, un ir y venir constante entre sueño y realidad que nos hace muy vulnerables. Y esta vulnerabilidad nos hace permeables, capaces de recibir sensaciones y transmitirlas, esta es una de nuestras fortalezas, aprender siempre algo nuevo de los que nos rodean.

Un día más y un aprendizaje nuevo. No hay que estudiar, la evaluación es continua; sencillamente abrir los ojos y escuchar.
Buenos días!

Sábado 26 mayo, 2012 7:41 pm / mots / 0 Comments Read More

Esperar

No espero nada y lo espero todo. Respirar me ayuda a no echar de menos nada. Quizás los recuerdos, quién sabe si las ilusiones, me transportan a ratos pasados ​​lejos de donde ahora soy, cuando las sonrisas corrían de un lado a otro de la sala con estridencia. Eran risas de emociones compartidas, de placer reencontrado después de largas jornadas de trabajo y trasiegos. Era como la seda cuando se deja caer, llenando el pañuelo, dibujando las siluetas de espirales llenas de viento y de colores.

Todo vuelve, pienso a menudo, y nublan las pupilas que me han mostrado la vida durante tantos y tantos años. Pero la razón traiciona demasiado a menudo las emociones, y vuelve el sentimiento de nostalgia de un tiempo, extenso en las horas e intenso en el tacto.

Las nubes grises pintan de oscuridad una noche hasta ahora clara. La luna se esconde y las ilusiones hacen pinitos entre nieblas de ventoleras y aullidos. Lejos se me va la mirada, cercano siento el latido de un corazón cansado y, extenuados, los brazos caen a un lado de una cama frío y desordenado. Añoranza de la ternura, suspiro por la pasión, el tiempo se detiene, aspectos, para reencontrarse con el placer. Sólo tu espalda me reconforta. Y la camino, lentamente, la mido palmo a palmo, tiernamente, adivinando tus pies juntillas que imaginan, sintiendo el olor de mi respiración, un recorrido dibujado en tu piel.

También tengo los ojos cerrados e imagino. También imagino tus ojos y tu respiración. Y el tiempo se detiene, no se puede explicar, sencillamente lo siento.

Miércoles 23 mayo, 2012 8:02 pm / mots / 0 Comments Read More