Despertar

Despertar es como tomar conciencia de nuestra existencia. Cerramos los ojos, dormimos, soñamos, y de repente, cuando nuestro cuerpo ha dejado de lado todas las cargas innecesarias, abrimos de nuevo los ojos y volvemos a ser nosotros mismos.

Quizás no es exactamente así. Incluso me llego a plantear si no es precisamente a la inversa que vivimos. Quién sabe si los sueños son nuestra realidad más humana, y la razón nos engaña haciéndonos creer lo que no es. En todo caso, y para no perder ningún instante, vivamos la vida con la mejor intensidad posible.

Somos como el puente, suspendido en el aire, que entra y sale de las nieblas. No deja nunca de ser una estructura real, pero a veces la vemos, a veces dejar de ser visible. Como nuestra vida, un ir y venir constante entre sueño y realidad que nos hace muy vulnerables. Y esta vulnerabilidad nos hace permeables, capaces de recibir sensaciones y transmitirlas, esta es una de nuestras fortalezas, aprender siempre algo nuevo de los que nos rodean.

Un día más y un aprendizaje nuevo. No hay que estudiar, la evaluación es continua; sencillamente abrir los ojos y escuchar.
Buenos días!


Deja un comentario